Casa del Bosque

Volver

Casa del Bosque

Anterior / Siguiente

Lo que define este lugar son los robles que generan una increíble atmósfera que ninguna arquitectura podría crear. Por ello hemos asumido la responsabilidad de mantener todos los árboles que fuese posible. La casa debe de pertenecer al bosque y, por lo tanto, esa arquitectura debe de ser algo casi arcaico, atemporal.

Se crea una secuencia de espacios de vida en los que los límites entre el interior y el exterior son deliberadamente difusos.

La luz del sol se filtra a través de las hojas que después caen en otoño y permitirán el paso del calor en invierno. Los patios traen los colores cambiantes de las estaciones al interior de la vivienda.

El espacio interior se prolonga a través de los voladizos de la cubierta que nos protegen del sol y el bosque penetra en la vivienda a través de los robles que abren un vacío a la pesada losa de hormigón de cubierta extendiendo el espacio interior hacia el exterior. Los espacios de noche son lugares más introvertidos y en los que los huecos al exterior están más controlados.

La arquitectura de la vivienda te da una sensación de protección y de hogar y, a la vez, sientes que estás dentro de un bosque que te rodea y del que formas parte.