Casa Hutmann

Volver

Casa Hutmann

Anterior / Siguiente

En un entorno bastante aislado buscamos una integración paisajística que no quiere mimetizarse con su entorno sino pasar armoniosamente desapercibida.

La casa es un objeto masivo y contundente, casi monumental. La intención es crear una clara sensación de protección a los habitantes con un material que se enfrenta al exterior y contrasta con el cálido interior. La materialidad de muros continúa en toda la cubierta creando una forma casi arcaica cuya textura va suavizándose gradualmente a través de los vacíos que creamos en el hormigón con un matiz casi textil pero que, al igual que el exterior, muestra su composición como lo haría cada dovela de un arco. Este hormigón negro tiene áridos oscuros con matices verdes y blancos que intentan generar una relación con el entorno natural así como darle una escala al conjunto.

El espacio de día quiere estar protegido del exterior pero también queremos que aporte ciertas sensaciones propias del estado natural del ser humano de una naturaleza con las que llevamos conviviendo desde hace unos 2,5 millones de años, por ello, planteamos la luz cenital del sol como una relación natural con el ser humano.

El límite interior-exterior se resuelve de forma gradual a través de vaciados que se practican en una piedra artificial que creamos para albergar la mejor vida posible en su interior. de un espacio de hormigón mucho más suave pero que nos enseña