Hotel Pantín

Volver

Hotel Pantín

Anterior / Siguiente

Un hotel pensado como una sucesión de sensaciones y contrastes que hacen sentir al visitante. El hotel se abre al sol, al mar y a las vistas. El hotel está semienterrado para que no sea una herida en el paisaje sino que forme parte de él con unos volúmenes de madera que emergen de la tierra buscando el sol.

Una plaza-punto de reunión es a la vez entrada a la playa, plaza y entrada al restaurante. Los distintos usuarios podrán encontrar su espacio en el hotel y también en esta plaza. La habitación es el punto fundamental del proyecto donde se establecen dos zonas diferenciadas: una vinculada al exterior con una altura superior y otra elevada sobre la primera donde estará la cama y nos sentiremos protegidos.

La orientación sureste nos permitirá que el sol nos despierte por las mañanas y nos anime a disfrutar de un desayuno y un paseo por la playa que está a los pies del proyecto. La madera elegida es de roble de bosques autóctonos y forma parte integrante de casi todos los elementos del proyecto, buscando un carácter lo más doméstico posible.

Hotel. Mar. Sol. Eso es el proyecto.