Casa del Sol

Volver

Casa del Sol

Anterior / Siguiente

El sol nos despierta por las mañanas y nos acompaña durante todo el día. Los dormitorios se abren al sol del este para que la luz nos ayude a empezar el día. El salón y la cocina están orientados al sur para que tengan luz durante todo el día. Toda esta vivienda vive del sol y de su relación con el exterior.

La calidez de la madera fue un punto clave del proyecto. Queremos que los ocupantes de la casa se emocionen y disfruten con el sol, disfruten de la visión y el tacto de la madera, queremos que el olor de ésta llene la casa y que cada espacio esté diseñado para crear la emoción adecuada a cada momento.

Se pensaron todas las opciones para la función de cada hueco y abrirse así más o menos al exterior buscando siempre el grado de intimidad, apertura, iluminación y de protección que cada espacio requiere, ya sea un rayo de luz en la tarde que ilumine el salón o los huecos verticales y minúsculos que se abren a la calle dándonos ventilación, iluminación y privacidad simultáneamente. La chimenea, abierta al salón y también al comedor ocupa el centro de la casa. La cubierta construida en estructura de madera laminada y con materiales transpirables que hemos vivido y traído desde Suiza, permite que la casa respire sin casi abrir las ventanas. El avanzado sistema de aerotermia nos evita la instalación de placas solares y ofrece un rendimiento energético aún mayor que el de éstas.

Cada pequeño esfuerzo para conseguir que Sonia, David y Manuel tengan una mejor vida aquí.